Por Adrián Ríos, MD

Indicaciones del láser

  1. Melasma sin respuesta o con respuesta parcial a tratamiento médico
  2. Ocronosis (puntos negros y grises generados por la hidroquinona)
  3. Manchas blancas creadas por la hidroquinona. Hipopigmentaciones en “confeti”
  4. Presencia conjunta de cambios en la piel por envejecimiento cutáneo: Léntigos, queratosis, engrosamiento de pelos, dilataciones vasculares, etc

Advertencias y conceptos:

  1. El melasma no es curable,  el tratamiento deberá continuar una vez compruebe que le resultó efectivo.
  2. Las medidas de protección completa de la piel son indispensables: Camuflaje, antisolar, cambios de hábitos, etc
  3. La consistencia en el tratamiento es fundamental: Al comienzo los efectos pueden ser poco notorios en los casos con  mayor cantidad de pigmento. La mayoría de los casos con mayor pigmento desisten en esta etapa. Si se acelera la intensidad del tratamiento puede ocurrir que se van a observar más manchas y es por esto que las sesiones deben ser de muy baja intensidad pero continuas, tomando en cada sesión, una decisión. Las sesiones deben tomarse como mínimo 6 meses en citas entre cada 8 y 15 días. Las sesiones de mantenimiento  han tenido mayor beneficio a intervalo mensual.
  4. El tiempo de vida del melanocito la célula que genera pigmento para la piel, es de 3 años  lo cual, quiere decir que una terapia a largo plazo exitosa necesitaría como mínimo 4 a 6 años de seguimiento.  Las células que toman el pigmento desde el melanocito  cambian cada 6 semanas este es el tiempo de medir la eficacia inicial.

Los primeros cambios que se observan son superficiales consecuente con las capas de piel escamosa que pueden ser removidas con láser o químicos. Esto puede disminuir el tono de la mancha por una o dos semanas, y se puede repetir sin alterar la producción de pigmento siempre y cuando sea recambiada sin irritación. En este paso llega un momento en que se necesitará mayor profundidad y es imposible lograrlo ya con químicos, el láser es entonces indicado en su forma fraccionada, según la tolerancia individual.  Con el Fraxel® dual y el Fotona®  es posible conseguir todo tipo de exposición. Se puede aumentar o disminuir la cantidad de micropuntos del láser y además su profundidad y amplitud para acumular  niveles y poder distribuir mejor el láser hasta llegar  el 100 % de cubrimiento. Estos valores cuantitativos y sus respuestas son reproducibles entre pacientes.

El color que permanece posterior a cada sesión revela el componente más profundo y requiere abordaje directo:

Tratamiento secuencial con Fraxel + ácido tranexámico+ vaporización de pigmento profundo con láser Fotona 2940 (R08). 9 sesiones en 5 meses.

 

20070709 (9)_2

Control al quinto año posterior a tratamiento de ocronosis y melasma con láseres fraccionados de CO2 y Fraxel 1550.

201606092016071520160905_2

Una caso en donde el despigmentante hace el primer paso y el láser optimiza el resultado

 

La luz de Wood revela en este caso que la mancha continua y al menor descuido regresará

La oportunidad del láser Tulio es remover zonas densas de pigmento

Caso 01

Caso 02

Caso 03

Caso 04