Andrés Luque, Aida Paola Rojas , dermatología Unilaser médica

Los síntomas inflamatorios de la Rosácea son con frecuencia muy molestos. Incluyen prurito, sensación de calor, ardor, enrojecimiento de la piel de la cara, estos responden con frecuencia al manejo médico pero en ocasiones, la inflamación persiste. Los primeros equipos de luz intensa pulsada mostraron que estos síntomas podían mejorarse con la aplicación de terapias de luz intensa y con el Fraxel 1550 hemos una respuesta de mayor duración.

Este caso tratado se ilustra una evolución similar en tres sesiones  con el láser Fraxel 1550  en un periodo de dos años

Posterior a una no muy notoria respuesta en la primera semana el tratamiento médico parece haber logrado un mayor grado de efectividad entre uno y dos meses posterior a la sesión.

 

 

 

 

 

A la altura del segundo mes posterior a la sesión el cambio es lo suficientemente claro:

Una segunda sesión realizada a los 82 días y controlada al mes 5:

Al aumentar el periodo de observación a los 5 meses los síntomas recurren.

La tercera sesión tiene un control a 8 meses y se repite el mismo hallazgo:

Otro caso con respuesta similar:

En conclusión, el láser Fraxel 1550 en este caso mejoró los síntomas inflamatorios de la Rosácea por periodos de entre 4 y seis meses.

Caso 01

Caso 02

Caso 03