Andrés Luque, Aida Paola Rojas , dermatología Unilaser médica

Los síntomas inflamatorios de la Rosácea son con frecuencia muy molestos. Incluyen prurito, sensación de calor, ardor, enrojecimiento de la piel de la cara en accesos o permanente.

Los equipos de luz intensa pulsada mostraron que estos síntomas podían ceder por algunas semanas.

Hemos visto que el Fraxel 1550 tiene respuestas de mayor duración, en la variedad inflamatoria de la enfermedad.

Fraxel en rosácea

Respuesta al láser Fraxel

 

En la variedad eritemato-telangiectásica la respuesta es más impredecible y se indicaría más el láser de colorante.

Recientemente, la aplicación de toxina botulínica en las zonas afectadas ha mostrado una acción neuro-vascular, observándose en estos primeros casos, la disminución de vasos por una duración similar a la acción neuromotora. En lo observado hasta ahora,  el síntoma de accesos de enrojecimiento casual disminuye su frecuencia. También en un caso en que el Fraxel 1550 no controló las pápulas,  ocurrió respuesta posterior a la aplicación de la toxina botulínica.

Estudo-prospectivo-para-tratamento-do-rubor-da-rosacea-com-toxina-botulinica-tipo-A.pdf

Este caso se ilustra que la mejoría generada por el Fraxel no es casualidad en las tres sesiones se consigue disminución del cuadro inflamatorio:

Fraxel en Rosácea

Posterior a una no muy notoria respuesta en la primera semana el tratamiento médico parece haber logrado un mayor grado de efectividad entre uno y dos meses posterior a la sesión. A la altura del segundo mes posterior a la sesión el cambio es claro:

 

Fraxel en rosácea

Una segunda sesión realizada a los 82 días y controlada al mes 5. Al aumentar el periodo de observación a los 5 meses los síntomas recurren.

La tercera sesión tiene un control a 8 meses y se repite el mismo hallazgo:

 

Fraxel en rosácea

La tercera sesión conserva el mismo patrón de mejoría temporal


Fraxel en rosácea

Mejoría obtenida con Fraxel en un caso en tratamiento con IPL

El láser Fraxel 1550 en este caso mejoró los síntomas inflamatorios de la Rosácea por periodos de entre 4 y seis meses.