Por Adrián Ríos Mora, director Unilaser médica

Las cicatrices por varicela son muy frecuentes y dejan secuelas de por vida.

El tratamiento de estas  cicatrices deja muchas decepciones incluso con el manejo con  láser, debido a que con frecuencia,  tienden a regresar en pocos meses.

Una complicación frecuente es el enrojecimiento prolongado en la zona tratada que puede conducir a manchas.

Cuando tenemos el control de la inflamación, podemos hacer sesiones más frecuentes y así evitar que regresen para obtener aplanamientos más rápidos y estéticos.

El siguiente caso corresponde a un tratamiento en 5 meses con sesiones a intervalo mensual

La lesión # 1 no tuvo necesidad de ser retocada posterior a la sesión 3

Posterior al láser se realizó  subinsición con el equipo Enerjet

La cicatriz menos hundida muestra una mejor respuesta

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.